Traductor

jueves, 26 de enero de 2012

¡No a la tercera guerra mundial!






Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda forma de mal.
1 Tesalonicenses 5: 21-22

___________________
Los tiempos actuales son tiempos violentos, tiempos de desprecio, de desprecio por el otro que es lo mismo que desprecio por uno mismo. Tiempos de confusión y de valores invertidos. Tiempos en que lo bueno es malo y lo malo, bueno. 
Son tiempos de desinformación, de contaminación informativa, de estiércol tóxico y mediático. 
Son tiempos de voluntarios de la anestesia, de los que la aplican y de los que se la dejan aplicar. 
Estos son tiempos de miserias externas provocadas por las miserias internas...son tiempos de guerra del hombre contra el hombre.
Tiempos finales en los que la humanidad sacará lo peor de sí, lo peor de su pecado y lo peor de su maldad. Tiempos de aborrecimiento de padres hacia sus propios hijos y de desprecio de hijos hacia sus propios padres. 
Tiempos difíciles de digerir, como estas palabras.
Tiempos de dolor. 
Estos son tiempos de estallidos sociales y de sociedades estalladas; tiempos de explosiones sociales y de sociedades explotadas. 
Estos son tiempos de Mamón, dios de las riquezas y dios de las miserias, de las miserias humanas. 
Estos son tiempos de guerra del hombre contra el hombre, la segunda alienación derivada de Génesis capítulo tres. Son tiempos de consecuencias extremas y no vistas, tiempos de avestruces humanos.
Son tiempos de pecado y de Justicia Divina. Tiempos de juicio de Dios. 
Estos son tiempos de miserias y de hambre. Tiempos de miserias externas provocadas como siempre por las miserias internas. 
Tiempos de alienados.
Son tiempos de corazones plásticos o como decía el profeta, de corazones de piedra y no de carne. 
Tiempos de violentos por un cacho de tierra. 
Tiempos de ambiciosos, tiempos de agachados poderosos. 
Tiempos del poder del billete. 
Estos son tiempos difíciles, tiempos para cosechar la semilla plantada y podrida del pecado, en la tierra toda. 
Tiempo de echarle la culpa a Dios y de no hacernos cargo. 
Tiempos del estiércol tóxico e inútil del pecado irreverente. 
Son tiempos de irreverencia. 
Son tiempos de hacer la de Adán y Eva, tiempos de echarle la culpa al otro y a Dios como a un otro, porque la humanidad decidió alejarse de Dios, de ahí el gran problema. 
Son tiempos en donde Dios es otro, anónimo, lejano, desechado como Cristo por el pueblo suyo y el resto que también es suyo y que en su mayoría lo desecha. 
Estos son tiempos de los anticristos y son tiempos del anticristo. Este es vuestro tiempos, les dijo el Nazareno  a los fariseos hipócritas según Su Juicio. 
Son tiempos de alienación y de barbarie, tiempos de neurosis global, de poner la basura debajo de la alfombra. 
Sabemos que el Armagedón vendrá, tarde o temprano vendrá, está escrito. 


¡Pero el Armagedón no es la Voluntad de Dios ni lo era, el Armagedón es y será responsabilidad del hombre, de nosotros, como de toda guerra!
Desde nuestra fe en Jesús de Nazaret decimos ¡No al choque de civilizaciones planeado por el ocultismo y el sionismo judío y no judío!
¡Decimos no al plan Illuminati o de quien demonios sea!
¡Decimos no al sionismo judío y no judío!
¡Decimos no a la guerra y a toda otra forma de muerte! 
¡Decimos no a la muerte, y no a la muerte de inocentes y de los más desvalidos!
¡Decimos: "No matarás"!
Desde este espacio decimos no a lo medios de contaminación informativa que quieren tapar lo que vendrá sobre la tierra. 
Desde estas páginas decimos: 
¡Dios guarde a su pueblo Israel, al remanente piadoso que Él ve con sus ojos!
¡Dios guarde a Su pueblo Israel, al remanente piadoso que Él ve con sus ojos y al mundo todo que también es suyo y que Él ama!
¡Dios guarde a Jerusalén, la Ciudad del gran Rey Jesucristo!
¡Decimos, Paz sea a Jerusalén y al mundo todo!


Desde estas páginas escuchamos a Jesucristo de Nazaret decir: 
"Ciertamente vengo en breve"
Y decimos con Juan el anciano:
¡Amén! ¡Ven Señor Jesús!
___________________
Blog alternativo: "Despiértate, tú que duermes: Últimos tiempos"

___________________





¡Cuidate!
¡Dios te bendiga, el Señor viene pronto!