Traductor

jueves, 25 de octubre de 2012

El imperio "elige": Show mediático y farsa electoral en EEUU

Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda forma de mal.  
1 Tesalonicenses 5: 21-22
____________________
Noticia 
El imperio "elige": Show mediático y farsa electoral en EEUU

Fuente original: IAR noticias


Cada cuatro años, las grandes cadenas mediáticas internacionales lanzan el gran show electoral de los candidatos presidenciales del Imperio norteamericano con una cobertura impresionante de títulos, imágenes y corresponsales, convirtiendo el acontecimiento en una instancia crucial para el destino del mundo. Esa farsa del "Imperio democrático" se repite nuevamente este 6 de noviembre con Obama y Romney como "estrellas antinómicas."  Como siempre, sólo se trata de un show mediático destinado a hacer creer a las mayorías mundiales que la primera potencia capitalista, eterna exportadora de invasiones de conquista, empantanada en Irak y Afganistán y al borde de una recesión económica de efectos imprevisibles, se puede reciclar a sí misma y generar nuevas expectativas y cambios de política a nivel mundial con la nueva administración que asuma en enero de 2013. Sólo se trata de ilusionismo para incautos.


Primera conclusión probada en forma histórica y estadística: En EEUU, la potencia locomotora del sistema a escala global, no gobiernan los presidentes o los partidos, sino la élite económica-financiera (el poder real) que controla la Reserva Federal, el Tesoro, Wall Street, el Complejo Militar Industrial y Silicon Valley.

Segunda conclusión probada en forma histórica y estadística: La política exterior y la política interna de EEUU (los niveles de decisión) no la dirigen los presidentes de turno o los partidos sino el establishment económico-financiero que controla la Casa Blanca y el Congreso a través de sus "lobbyes" y operadores que actúan sobre los partidos, los legisladores, los funcionarios y condicionan las decisiones presidenciales.

Tercera conclusión probada: Terminada las luces artificiales de la campaña electoral, demócratas y republicanos dejan de agredirse y se complementan en un diseño de política estratégica de Estado en defensa de los intereses de las grandes corporaciones económicas que marcan el accionar de las políticas internas y de la conquista de mercados encubierta en las "guerras preventivas" contra el "terrorismo".

El 11-S no solamente instaló un nuevo sistema de control social por medio de la manipulación mediática con el "terrorismo", sino que además inauguró un "nuevo orden internacional" (sustitutivo de la "guerra fría") basado en la "guerra contraterrorista" que sirve de justificación a las nuevas estrategias expansionistas del Imperio norteamericano y de las trasnacionales y bancos transnacionales.

Según la teoría y el mito oficial: los demócratas (históricamente tan militaristas e invasores como los republicanos) serían la cara "progresista" de EEUU, y los republicanos la cara "militarista e invasora" del Imperio norteamericano.

Ambos partidos, en cambio (y como está demostrado históricamente), son las versiones "alternativas" ("liberal" y "conservadora") del mismo Imperio que se turnan periódicamente para administrar la Casa Blanca y ejecutar sin miramientos las políticas de conquista imperial (militar o "democrática") que requieren los intereses del capitalismo trasnacional asentado en Wall Street.

Demócratas y republicanos se turnan en la administración del Imperio: Cuando asumen la presidencia los republicanos, los demócratas juegan de "oposición crítica", y viceversa, sin que varíen para nada las matrices funcionales del sistema capitalista estadounidense basamentado en la conquista imperial de mercados y de recursos estratégicos, ya sea por la vía militar (invasiones) o por la vía "democrática" (gobiernos sometidos).

Tomemos dos ejemplos "alternativos" inmediatos: El "malo" Bush (republicano) invadió y conquistó Irak y Afganistán, y el "bueno" Clinton (demócrata) su predecesor, bombardeó y conquistó Yugoslavia (hoy Serbia) y ejecutó los primeros bombardeos contra Irak, preparatorios de la invasión posterior.

Obama, el actual gerente, en cambio fue presentado como el "rostro progresista" del Imperio frente al "fundamentalismo conservador" de Bush. Hasta que ganó, le dieron el Premio Nobel de la Paz, y se dedicó a hacer lo que debía hacer: firmar la invasión de países y conquista de mercados a sangre y fuego. Eso sí, con lenguaje "democrático".

El sueño (como el baile de asunción de Obama) duró hasta que el presidente "negro" se sacudió el marketing electoral de encima y comenzó a hacer lo que debía: Gestionar para Washington y los intereses de los bancos y empresas de Wall Street. Y allí comenzó la peregrinación del izquierdo-progresismo hacia una pregunta esencial: ¿Viró hacia la derecha Obama?.

Replanteemos la pregunta: ¿El Imperio queda a la izquierda o a la derecha?. Depende de que perspectiva interna circunstancial y que color de discurso formal se elija para llegar a la Casa Blanca de Washington.

En realidad, el Imperio no tiene puntos cardinales ni ideologías: Puede estar a la "izquierda progresista" cuando fabrica alternativas "mediático-democráticas" para vender presidentes, o puede estar a la "derecha" cuando el Estado norteamericano ejecuta sus políticas de supervivencia imperial invadiendo países, fabricando cipayos o alienando cerebros masivos con la "democracia" made in USA. ¿Acaso se le puede pedir peras al olmo?

*Fukuyama habló de la "muerte de las ideologías", pero en realidad en el Imperio las ideologías no murieron: Solo se fusionaron.

Discurso político y poder real
EEUU no domina al mundo por las propuestas electorales de sus candidatos presidenciales o por formulaciones doctrinarias político-diplomáticas o eventuales discursos "democráticos" o "militaristas" de sus presidentes, sino porque impone al resto de los países la lógica de su poderío militar y económico, indestructible, salvo por un estallido nuclear del planeta.

La prensa mundial y los analistas del sistema han puesto de "moda" el análisis de los procesos económicos, militares y políticos de EEUU partiendo de los discursos del empleado (el presidente de turno en la Casa Blanca) y no de la dinámica funcional del patrón (los intereses de la estructura capitalista globalizada que controla al presidente de EEUU).

Como primer concepto estratégico, es necesario aclarar que EEUU no domina el mundo ni se constituyó en primera potencia imperial capitalista con los discursos de sus presidentes eventuales, sino con el aparato aparato nuclear-militar más poderoso del mundo, siete flotas con poder atómico surcando los océanos y cerca de mil bases militares rodeando los puntos estratégicos del planeta.

A la hora de controlar el mundo del capitalismo trasnacionalizado, EEUU no utiliza discursos presidenciales sino estrategias de dominación enmarcadas en la supremacía mundial de su poderío militar y económico.

En los medios de comunicación del sistema la interpretación del rol del presidente de EEUU está generalmente disociado de los intereses estratégicos (planetarios) del poder capitalista que representa la Casa Blanca.

La costumbre mediática de analizar los discursos del gerente USA despojados de la realidad estructural totalizada de la empresa capitalista imperial que controla la Casa Blanca, dio como resultante que las mayorías planetarias crean que los EEUU se manejan exclusivamente por la voluntad y la decisión de sus presidentes de turno elegidos en las urnas.

Este falsa percepción (inducida por el propio poder imperial) se traslada a las mayorías que hablan y "comentan familiarmente" sobre los presidentes USA como si fueran personajes de la farándula, ignorando por completo la realidad estructural y funcional del poder estratégico de dominación imperial de EEUU que los controla.

Esta disociación conceptual entre el poder imperial central y los discursos de su presidente de turno, posibilitó recrear la mística del "nuevo sueño americano" y generar una expectativa de "reciclamiento democrático" del Imperio USA en la figura y en los discursos de Barack Obama.

Obviando la realidad estratégica del dominio hegemónico geopolítico-militar-nuclear de EEUU (cuya dinámica se nutre y retroalimenta con la conquista militar permanente de países y la depredación de recursos estratégicos a escala global) la prensa mundial y sus analistas edificaron en la figura y en los discursos de Obama una "nueva alternativa mundial" con EEUU renunciando a su status de potencia imperial dominante.

Con el acceso de Barack Obama a la presidencia de EEUU, se desarrolló una campaña mediática destinada a hacer creer a las mayorías mundiales que la primera potencia capitalista imperial, empantanada en Irak y Afganistán, con su sistema financiero pulverizado por la crisis y por una recesión económica de efectos imprevisibles, se podía recrear a sí misma generando nuevas expectativas y cambios "democráticos" de política a nivel mundial.

Desde el punto de vista de la realidad estratégica imperial, el nuevo orden mundial "multilateral" proclamado por Obama sólo se trata de ilusionismo fabricado para incautos.

La construcción conceptual y discursiva de un EEUU "automoderado" que rompe con la "unilateralidad militarista" de la era Bush, ya choca con la realidad de la gestión de Obama en la Casa Blanca.

Durante sus primeros 90 días de gobierno, y mientras reafirmaba en sus discursos la "renuncia de EEUU a su rol de potencia imperial dominante", Barack Obama decidió profundizar la ocupación militar enviando más tropas a Afganistán, elevar el presupuesto militar estadounidense a niveles récord, e imponer (a través del G-20 y el FMI) un nuevo plan de endeudamiento para hacer pagar la crisis financiera imperial a los pueblos de Asia, África y América Latina.

El poder militar imperial


La actual proyección global del poder militar EEUU, se divide en cinco comandos regionales distribuidos en los cinco continentes: el Joint Forces Command (USJFCOM) para la región de América del Norte; el Southern Command (USSOUTHCOM) para América del Sur; el Pacific Command (USPACOM) para Asia y Oceanía; el European Command (USEUCOM) para Europa y África; y el Central Command (USCENTCOM) para las regiones del noreste y cuerno africano, Península Arábiga, Golfo Pérsico y Asia Central.

El 1 de octubre de 2007 entró en operaciones el USAFRICOM, o AFRICOM, un Mando Combatiente Unificado del Pentágono, responsable de las operaciones militares de EEUU en relación con las 53 naciones africanas (excepto Egipto). Pasó a ser totalmente autónomo y operativo el 30 de septiembre de 2008.

EEUU posee el mayor arsenal de armas de destrucción masiva del mundo, y es el único que ha utilizado alguna vez armas nucleares en la práctica, contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki (6 y 9 de agosto de 1945). En la actualidad el arsenal nuclear USA cuenta con 534 misiles balísticos intercontinentales (ICBM) de los modelos Minuteman III y Peacekeeper; 432 misiles balísticos de lanzamiento submarino (SLBM) Trident C4 y D5 (desplegados en los 17 submarinos clase Ohio) y aproximadamente dos centenares de bombarderos nucleares de largo alcance, entre los que se cuentan 16 "invisibles" del tipo B-2. El total de cabezas nucleares desplegadas podría oscilar, según fuentes militares, entre 5.000 y 10.000.

Exceptuando Rusia, el poder nuclear-militar de EEUU supera al de todas las superpotencias capitalistas juntas.

Con un presupuesto que ya supera los US$ 800.000 millones
las fuerzas armadas combinadas del Pentágono superan los dos millones de efectivos, esparcidos en los cinco continentes, equipados con la mejor tecnología del mundo, con el mejor entrenamiento y la mejor paga profesional de todo el planeta.

EEUU cuenta con cerca de 1000 bases militares distribuidas en todo el mundo y un despliegue operativo de sus fuerzas armadas que abarca a más de 180 países de Europa, Asia, África y América Latina.

Su estructura de poder naval cubre todos los océanos y mares del mundo con siete flotas operativas cuyas unidades de combate (buques, submarinos y aviones) están equipadas con poder nuclear.

Ese poder hoy no está al servicio de los discursos "democráticos" de Obama, sino (como siempre lo estuvo)  al servicio de la expansión de los bancos y corporaciones imperiales que extraen su mayor tasa de rentabilidad capitalista de las políticas de conquista militar que sostienen el edificio de la primera potencia imperial.

El poder económico imperial

El poder militar de EEUU, y a modo de columna vertebral, sostiene y garantiza a su vez (en carácter de "policía mundial") la supremacía global y el orden vigente de su poder económico imperial expandido a escala planetaria.

Hay que que precisar que EEUU no cifra su poder de potencia económica hegemónica en los discursos de sus administradores (presidentes) de turno en la Casa Blanca, sino en la imposición imperial vigente del dólar como moneda de transacción y de reserva a escala mundial que le permite a Washington (el emisor del dólar) controlar los procesos tanto de los mercados internos como de los mercados internacionales del sistema capitalista a escala planetaria.

Un 80% de las transacciones internacionales, un 70% de las importaciones mundiales y la casi totalidad del comercio petrolero se realizan en dólares, según el Banco Mundial y el departamento de Comercio estadounidense.

Según el Banco Internacional de Pagos, el banco central de los bancos centrales, el dólar continúa siendo la "moneda favorita de los bancos centrales" y representa un 55% de sus activos y pasivos en moneda extranjera.

EEUU, la primera economía mundial, Europa, la segunda economía mundial, China, la tercera economía mundial, y Japón la cuarta economía mundial, realizan la mayoría de su comercio en dólares (además de yenes y euros).

Si la divisa estadounidense colapsara, colapsarían EEUU, la Unión Europea, China, India, Japón y Corea del Sur, (los mayores vendedores y compradores del mundo), que juntos suman más 70% de la economía mundial.

Y hay un tercer factor que cierra el círculo geométrico del poder imperial de EEUU: Las primeras 200 corporaciones comerciales, industriales, financieras y tecnológicas del planeta (que dominan los procesos económicos productivos y los comercios exteriores de los países a nivel mundial) cotizan en Wall Street, valorizan sus activos en dólares y depredan el planeta protegidas bajo el "paraguas lobbista" de las embajadas USA.

Además, las más poderosas corporaciones económicas imperiales adquieren bonos del Tesoro de EEUU como "refugio" ante la crisis global, y la mayoría abrumante de los países subdesarrollados o emergentes de Asia, África o América Latina tienen sus reservas en dólares y también adquieren papeles del banco central norteamericano para escapar del colapso económico.

Esta realidad, estadística y verificable, y no el discurso de los presidentes de turno en Washington, es lo que determina las bases estratégicas del poder imperial de EEUU asentado sobre el poder nuclear-militar y la supremacía económica global con el dólar como moneda patrón.

En resumen, EEUU no domina el mundo por medio de eventuales formulaciones doctrinarias político-diplomáticas de "unilateralidad" o "multipolaridad", o por los eventuales discursos "democráticos" o "militaristas" de sus presidentes, sino porque impone al resto de los países la lógica de su poder militar y económico, indestructible, salvo por un estallido nuclear del planeta.

En este escenario ¿quién puede pensar lógicamente que EEUU va a resignar "mansamente" su rol de potencia dominante, a desaparecer como Imperio regente del sistema capitalista, sin utilizar antes el poder militar destructivo más poderoso del planeta?

¿Y quien pude pensar, sin pecar de insano mental, que EEUU va a renunciar a su dominio militar, a su condición de potencia económica capitalista dominante, para convertirse en una Estado "democrático" que respeta el derecho de los demás por la simple voluntad del doble discurso de Obama?.

Solamente la ignorancia generalizada sobre quién es el empleado (Obama) y quién es el patrón (la estructura de poder imperial que controla la Casa Blanca) permite a la prensa del sistema poner a Obama y a sus discursos marketineros como si fueran el centro decisivo del poder imperial.

La línea de continuidad histórica

Hay una línea de continuidad histórica que rige la política militar del imperio rector, más allá de sus procesos electorales, de quién gane las elelcciones y del discurso de sus presidentes de turno.

Con la administración del demócrata James Carter, en la década del setenta, se estableció la llamada "Doctrina Carter" que estipuló que cualquier movimiento por parte de un poder "hostil" que pretendiera ganar el control de la región del Golfo Pérsico, - y consecuentemente sobre los enormes recursos energéticos de la misma - deberá ser considerado como un ataque contra los intereses vitales de EEUU justificando el uso de la fuerza militar para rechazarlo.

Durante la administración del republicano Ronald Reagan, en enero de 1983, las Rapid Deployment Joint Task Forces (RDJTF) se convirtieron en el US Central Command (USCENTCOM), cuya misión abarca la proyección estratégica del poder militar de EEUU sobre los recursos energéticos gasíferos del Golfo Pérsico, el Cáucaso y Asia Central que contienen más del 70% de las reservas mundiales.

El republicano George Bush (padre de W), en 1991 lanzó la primera guerra contra Irak que tuvo como misión reposicionar estratégicamente las fuerzas militares de EEUU en el Golfo Pérsico con proyección hacia las regiones petroleras de Cáucaso y el Asia central.

Con el demócrata Bill Clinton, el aparato militar de EEUU profundizó su avance y extendió su cadena de bases en el Asia Central y en el Cáucaso, se posicionó en el territorio del ex imperio soviético de Europa del Este con el bombardeo y posterior control de Yugoslavia, y sentó las bases de la invasión a Irak con los bombardeos preventivos a ese país.

Con el republicano George W Bush, y bajo el precepto doctrinario de la "guerra contraterrorista", EEUU invadió militarmente dos enclaves estratégicos para su proyecto de apoderamiento de los recursos energéticos del Golfo Pérsico y del Asia Central: Irak y Afganistán.

Al demócrata Barak Obama, le tocó la misión de ampliar y extender el dispositivo del control geopolítico militar sobre los corredores energéticos euroasiáticos con la ocupación militar de Pakistán, el reposicionamiento del poder de EEUU en el Caucaso, y la profundización del control sobre la "llave petrolera" del Golfo Pérsico y el objetivo de destrucción del poder militar de Irán.

Y si el 6 de noviembre gana el republicano Mitt Romney le tocará la misión de profundizar la estrategia de política exterior de Obama, no ya desde un discurso "democrático-progresista", sino desde un discurso de vuelta a la "unilateralidad" del "imperio militar", que será tan falso como la "democracia" de Obama. Ya que los republicanos tendrán que ajustarse a la realidad de los mercados globalizados y a las necesidades político-diplomáticas de la elite del poder económico-financiero que controla EEUU.

Como se puede apreciar, esta realidad emergente de las necesidades estratégicas (reales) de supervivencia del Imperio económico-militar norteamericano no tiene nada que ver con sus procesos electorales ni el discurso "democrático" que compran y venden a diario la prensa de mercado y los analistas del sistema.

Y que compran como propio las mayorías manipuladas y alienadas por las grandes cadenas mediáticas internacionales, que globalizan y nivelan el dominio en la cabeza del dominado.
________________________________ 
  Notas recomendadas:   
1- Prioridad UNO (Nota más importante del Blog) 
2-  Dios es UNO: Padre, Hijo y Espíritu Santo; y Jesucristo es Dios hecho hombre (Doctrina) 
3- Iglesias en casas: "Las iglesias de las casas, nuestros fundamentos bíblicos" (Documento para descargar) 
4- El círculo virtuoso de Jesucristo 5- Arrepiéntete Israel, vienen días de retribución!  
6- Billy Graham: Estafador espiritual y asesor para la guerra  
7- El anticristo y su relación con Internet face dos  
8- El gobierno multipolar y su relación con el anticristo  
9- El Vaticano propone el gobierno del anticristo  
10- Eres amado  
11- Nuevo orden mundial: Ecumenismo religioso  
12- La élite mundial y su búsqueda de la destrucción familiar  
13- La iglesia idiota, la que se mira a si misma en el contexto actual  
14- La ONU y su relación con el anticristo  
15- Las revoluciones inducidas (Cartas INWO)   
16- La salvación de tu alma (Vídeo de Paul Washer)  
17- ¿Sello del Espíritu o sello de goma?  
18- Símbolos satánicos en el Vaticano   
19- Libro: "25 estudios bíblicos básicos", por Francis Schaeffer (Para descargar a su computadora)  
20- No tengo tiempo: Un cuento chino  
21- Estudios de relatos bíblicos (Blog) 
22- Apocalipsis 17, interpretación en Vídeo
23- La Biblia y el chisme (Artículo para prevenir y anular uno de los ataques más arteros de Satanás a la iglesia) _____________________________    
Blog de "Estudios de relatos y temas bíblicos" 
1- Estudios de relatos y temas bíblicos"  _____________________________ 
Documentos en Power Point y presentaciones  
1- ICZUS SlideShare: Documentos y presentaciones en Power Point referentes a la fe cristiana 
_____________________________ 
Blogs alternativos 
1- "Apocalipsis, últimos tiempos"   
2- "Despiértate, tú que duermes: Últimos tiempos"_____________________________   
Plan de salvación (Texto)  
Plan de salvación (Vídeo)   
Oración de fe  
¡Cuidate! ¡Dios te bendiga, el Señor viene pronto!