Traductor

lunes, 16 de abril de 2012

Ordenes Secretas, Masones, Iluminados y la Nueva Era: Instrumentos del Vaticano -





Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda forma de mal.
1 Tesalonicenses 5: 21-22
____________________

Ordenes Secretas, Masones, Iluminados y la Nueva Era: Instrumentos del Vaticano - 

Pocas personas comprenden cómo opera la compleja
red global del Vaticano.  Alberto Rivera señaló que los jesuítas operan por medio de las siguientes organizaciones para dominar la economía mundial: “Los Alumbrados [Illuminatis], el Club de Roma, el CFR, el Opus Dei*, la Banca Internacional, los Masones, la Mafia, y el Movimiento de la Nueva Era.” (Jack T. Chick, Los Cuatro Jinetes, Chick Publ., p. 30).  Esta información el Dr. Rivera la ratificó posteriormente en una entrevista (ver: J. Marcussen, Catholic Carismathic Attack, video # 3, P.O. Box 68, Thompsonville, IL 62890).   Rivera también señaló que el Papa Negro, que por lo menos hasta 1981 era Pedro Arrupe (Newsweek, 9 de noviembre de 1981, citado por Chick, Los Cuatro Jinetes, p. 5), estaba vinculado con la masonería, los Illuminati y el comunismo.  “Descubrí que el papa negro (el general de los jesuítas) que en realidad dirige  El Vaticano tras bastidores...también era masón y miembro del partido comunista español...[y]...vinculado con los iluminados de Londres...todo lo que me habían enseñado a combatir estaba interconectado por detrás” (Alberto, p. 28).  “Los masones...ni siquiera sabían que el papa Pío XII era un buen masón... [los masones] son controlados desde arriba por el Papa Negro” (Los Padrinos, p. 32).  
Michael de Semlyen también confirmó que existen tales vínculos:
“Tal riqueza y organización estructural incomparable ha permitido la influencia del Vaticano, la que será ejercida de forma variada e invisiblemente a través de Ordenes tales como los Jesuítas y los Opus Dei, los Caballeros de Colón y los Caballeros de Malta, los Caballeros de San Juan de Jerusalén, los Caballeros Templarios, los Legionarios de Cristo y los “Prieure” de Sión (una Orden de los Templarios involucrada con la Francmasonería hermética y que posee vínculos estrechos con la Casa de Hapsberg), y el Ejército Azul.  Tales organizaciones son legiones del papado que trabajan celosamente para la institución católica romana, y dentro de ellas la lealtad al papa precede sobre cualquier otra lealtad.  
Poseen en común unas con otras y también con la Francmasonería, una imagen pública muy aceptable, un juramento secreto, y los altos escalones son mantenidos en secreto aún a los que están en los niveles más bajos.  
En los niveles más altos existe una participación con otras organizaciones secretas tales como los Rosacruces y los Illuminati.” (All Roads Lead to Rome?: The Ecumenical Movement, pp. 125,126).
Poco antes de su misteriosa muerte en septiembre de 1978, el papa Juan Pablo I reveló una lista de 121 miembros confirmados de “la Gran Logia del Vaticano” que pertenecían a la Francmasonería, a la renegada Logia P2 y a otras sociedades secretas, e indicó que la Iglesia Católica se había “opuesto implacablemente” a esto  (ver: David Yallop, In God’s Name, pp. 255,256, citado en Ibíd., p. 73).  
Luego, bajo el reinado del papa Juan Pablo II, se reportó el fraude del Banco Ambrosiano del Vaticano, considerado el peor colapso bancario desde la pos-guerra.  Este caso investigó la desaparición de unas £800 millones (libras), e involucró a la Santa Sede y al papa Juan Pablo II con el contrabando de unas £100 millones de libras que fueron traspasadas al partido polaco de Solidaridad de Lech Walesa.  
Mientras se investigó este caso, salieron a relucir toda una serie de vínculos con la mafia y la masonería:
“Parece ser que, aparte de la transferencia de fondos para ayudar a Solidaridad y a otras empresas del Vaticano en el Salvador y Nicaragua, también emergieron las relaciones estrechas del Banco del Vaticano con la Mafia, centrados alrededor del colorido ex-estafador de drogas Michele Sidona, un amigo del papa Paulo VI, y con Lucio Gelli, el Gran Maestro de la Logia Masónica P2.  
La conexión con la Logia P2 es grandemente embarazosa para la Iglesia Romana.  
La influyente P2, considerada por la mayoría de la Francmasonería como renegados, fue expulsada de la Masonería Italiana tres años antes que estallara el escándalo.  ¿Cómo entonces el Vaticano estuvo tan profundamente involucrado con ellos? 
Pudieron haberse hecho divulgaciones donde emergiría el envolvimiento del Vaticano en la P2 y el Banco Ambrosiano, en que se transfirieron fondos a través de una compañía propiedad del Vaticano llamada Bellatrix, para proveer los medios de suplir misiles Exocet a Argentina.  
Para evitar tal divulgación, el ‘centinela’ irlandés Philip Power sugirió que el Papado viera la necesidad  de reconciliarse o acomodarse con la Francmasonería.” (Ibíd., pp.  72,73).
Debido a este incidente, la prohibición papal de la Francmasonería fue levantada en 1983 (Ibíd., p. 73).  
Para los que se sorprenden, existe algo en común entre el catolicismo y la masonería: el ecumenismo.  “La Masonería promueve todas las religiones.  
‘El Gran Arquitecto del Universo’, como se argumenta, puede alcanzarse a través de muchos mediadores, incluyendo a Buda, Mahoma, Krishna o Jesucristo.  
Las iglesias que aceptan la Francmasonería ofrecen poca o ninguna resistencia a la unidad ecuménica, y entonces la Francmasonería y el Catolicismo, liberados de todas las dificultades del pasado, pueden compartir un objetivo en común al fiscalizar una religión mundial.” (Ibíd.).
En otras declaraciones, el ex-jesuíta Rivera indicó que la cortina de humo asperjada para ocultar la relación del Vaticano con una conspiración
global, es parte de su plan para establecer una sola iglesia universal:   “...los Iluminados, el Opus Dei, y los masones son el brazo armado del Vaticano.  
A través de ellos el Vaticano controla la riqueza del mundo.  
Hábilmente, Roma se ha ido ganando por todas partes a los que han sospechado de una conspiración mundial.  Es una tremenda cortina de humo para apartar la atención del Vaticano.  
Esto  explica porqué han sido publicados tantos libros exponiendo el comunismo, la Comisión Trilateral, el C.F.R., el Imperio Rockefeller, el Sionismo, los Iluminados, el Opus Dei, el Club de Roma, etc.  
La parte trágica es que la mayoría de los escritores y sus seguidores están ciegos al hecho de que Roma ha creado la mayoría de estas organizaciones y las demás que se oponen.  Es un gran juego” (Los Padrinos, p. 16, negrita en original).  “Muy pocos se dan cuenta de que Roma está secretamente unida con los iluminados, masonería, comunismo, zionismo y sus subsidiarios para controlar al comercio y la banca mundial...El resultado neto: una iglesia y un gobierno mundial” (Jack T. Chick, La Cruz Doble, Chick Publ., p. 29, énfasis añadido).
Toda esta unión de fuerzas son los instrumentos del Vaticano para promover la ecumenicidad religiosa para el nuevo orden mundial papal.  
Resta por último mencionar el vínculo de la Iglesia Católica con el comunismo.  Ellos crearon y financiaron el Partido Comunista para que el zar de Rusia
destruyera a su enemigo número 1: la Iglesia Ortodoxa Rusa.  “El más leal comunista caería de espaldas si supieran que sus grandes héroes, Marx
y Engels, quienes en 1848 escribieron el Manifiesto Comunista, fueron entrenados y dirigidos por sacerdotes jesuítas.  
Agustín Cardenal [sic] Bea nos dijo que el Partido Comunista fue constituido por jesuítas con un sólo propósito: “En el tiempo oportuno destruirían al protector de la odiada iglesia ortodoxa, el zar de Rusia.  Esa sería su venganza.  El Partido Comunista fue secretamente financiado por agentes de Roma (Los Iluminados) para crear otra potencia leal al Vaticano.” (Los Padrinos, p. 10, énfasis en original).  “Es una realidad documentada que los jesuítas ayudaron a crear y financiar el partido comunista. . . El Papa comunista de Polonia fue escogido muy cuidadosamente porque el Vaticano cree que los Estados Unidos perderán la III Guerra Mundial. . . El Vaticano tiene planes de firmar concordatos con Peking y Moscú, que harán del catolicismo la única religión reconocida en los países que fueron comunistas, recibiendo a cambio el apoyo político y financiero del Vaticano.” (Cuatro Jinetes, p. 29).
Estas declaraciones nos arrojan mucha luz sobre el vínculo entre los jesuítas, Illuminatis, el comunismo y el Concilio Mundial de Iglesias.  Todo
esto proviene del Vaticano para lograr sus fines.  Debido a que los zares de Rusia traicionaron a Roma protegiendo a los líderes de la Iglesia
Ortodoxa, cumplieron su vengaza: la familia del zar fue asesinada por los “jesuítas de Roma.” (Los Padrinos, p. 14).  
Se emprendió la matanza de los jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa, pero los comunistas traicionaron a Roma al aceptar el oro de los ortodoxos.  Este odio de Roma hacia los comunistas y ortodoxos, sumado al antisemitismo despertado en Europa, y al expansionismo, fue lo que ocasionó la Segunda Guerra Mundial.
Desde entonces su estrategia cambió: han derrumbado el comunismo en Europa, dando su apoyo al socialismo demócrata cristiano.

Infiltración Religiosa - 
La Iglesia Católica Romana está empeñada en unificar todos los poderes bajo su dominio, con el fin de establecer una sola religión y un gobierno mundial.  
El Dr. Rivera indicó que Roma está tratando de organizar una “superiglesia mundial”, que resultará “cuando el catolicismo una a todas las iglesias protestantes bajo su control” (Alberto, p. 20).  Los jesuítas y otros agentes del Vaticano emplearían los movimientos ecuménico y carismático para introducirlos en las iglesias y traer a los protestantes de regreso al catolicismo.  
¿Cómo lograrían esto?
Rivera indicó que alrededor del año 1550, los jesuítas “comenzaron a infiltrarse en cada religión y denominación.  Todavía lo hacen aunque en una
forma más sofisticada, gracias al movimiento ecuménico/carismático y algunas iglesias ‘fundamentalistas’” (Ibíd., p. 18).  El señaló que en 1949
formó parte de un grupo de espías secretos que se infiltraron en las siguientes iglesias: “Episcopales, Iglesias de Dios, Metodistas, Luteranos,
Adventistas del Séptimo Día, Nazarenos, Iglesia de Jesucristo, Hermanos de Plymouth, Pentecostales, Bautistas, Evangélicos Unidos, Alianza
Misionera, Asambleas de Dios, Mormones, Testigos de Jehová, Mahometanos, Cópticos y Ortodoxos Griegos” (Ibíd.).
Toda causa tiene su efecto.  En la década de los 50 surgió el movimiento de Renovación Carismática, y una figura clave para la unión protestante
y católica:  “La figura clave en el nuevo ‘Pentecostés’ ecuménico fue David du Pleiss, quien jugó un rol principal en el desarrollo del diálogo
Católico-Pentecostal...Nadie en el siglo veinte unió tan efectivamente los tres movimientos más grandes del momento - el movimiento pentecostal,
el movimiento ecuménico y el movimiento carismático, como ‘el Sr. Pentecostés’, David du Pleiss.” (All Roads Lead to Rome?: The Ecumenical
Movement, p. 23).  Este movimiento carismático se organizó en lo que se conoció como La Hermandad Internacional del Evangelio Completo de
los Hombres de Negocio (FGBMFI, por sus siglas en inglés), y fueron los que “llevaron a los Católicos Romanos y a los Protestantes juntos a la
‘unidad y el amor del Espíritu’, poniendo énfasis en la experiencia en vez de la Escritura.” (Ibíd., p. 24).  Desde esta década en adelante surgieron
una serie de evangelistas ecuménicos que se caracterizaron por la conversión en masa de creyentes, ganados por las prédicas basadas en la
emotividad.  Katheryn Kuhlman y Billy Graham, por ejemplo, han sido dos de los tantos instrumentos del Vaticano.
Michael de Semlyen dice que esta “combinación de evangelismo en masa y la emoción de la Renovación Carismática ha sido atrapada y sometida
por el movimiento ecuménico.” (Ibíd.).  Este dato histórico es importante, ya que precisamente durante el reinado del Papa Juan XXIII (1958-1963)
se logró la infiltración de todas las religiones creyentes, así como de las organizaciones no creyentes (comunistas, logias masónicas, anarquistas,
sindicatos, etc.).  También se confirmó que el ecumenismo y el carismatismo introducidos en las iglesias fueron los dos medios empleados por los
jesuítas para lograr su objetivo.
“Hemos triunfado e infiltrado todas estas organizaciones y más.  Gracias a nuestros agentes secretos, hemos entrado silenciosamente en la
televisión cristiana y publicaciones, y nos han recibido como maestros, pastores y evangelistas.  Estamos enfatizando sólo que el amor nos junte
[sic.] a todos nosotros.  Esto es nuestra revivencia [sic.].  Nuestra obra grande es la tercera fuerza que es el movimiento carismático.  Este es el
puente a Roma.  Los protestantes nos han aceptado con brazos abiertos...El primer grupo protestante que aceptó fueron los Adventistas y el
evangelio completo de los hombres de negocio.  Después los Bautistas, Metodistas, Presbiterianos, Luteranos, etc., hasta que todos estaban
infiltrados, incluyendo los Mormones y los Testigos de Jehová, y muchos otros.  Todos los seminarios, universidades, y colegios avanzados siguieron.  Los jesuítas dirigieron a la acción de la juventud católica, la legión de María y los caballeros de Colón para que los lleven a cabo.  Ahora estos grupos se callan en contra de Roma o claman que el sistema romano es una iglesia creyente.” (Alberto, p. 28).
En 1975 el Dr. Rivera indicó que esta obra de infiltración en todos los ámbitos (sociales, políticos, económicos y religiosos) estaba casi concluída: “Los protestantes debían conquistarse y usarse para el beneficio de los papas.  Esta fue la propuesta personal que Ignacio de Loyola le hizo al Papa Pablo III, entre otras.  Los jesuítas comenzaron de inmediato a obrar secretamente infiltrando TODOS los grupos protestantes, incluyendo a sus familias, lugares de trabajo, hospitales, escuelas, colegios, etc.  Actualmente, los jesuítas casi han completado esa misión.  De acuerdo a la Biblia, el poder de la iglesia local es puesto en las manos del Buen Pastor.  Pero los astutos jesuítas han logrado a través del tiempo quitarle de las manos el poder de la sede denominacional y han empujado a casi todas las denominaciones protestantes en los brazos del Vaticano.  Esto era exactamente lo que Ignacio de Loyola estableció para que se cumpliera: una iglesia universal y el final del protestantismo” (Alberto Rivera, citado por Paris, The Secret History of the Jesuits, pp. 5,6, mayúsculas en original).
¿Cuándo concluyó finalmente la sumisión del protestantismo al catolicismo romano por medio del movimiento ecuménico?  “El Dr. Rivera explica que estando bajo el juramento de los jesuítas, se le dijo que un signo secreto sería dado a los jesuítas cuando el movimiento ecuménico hubiera acabado con el protestantismo, en preparación para la firma de un concordato entre el Vaticano y los Estados Unidos.  La señal sería que un presidente se juramentaría de cara a un obelisco.  Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, la ceremonia de juramentación fue trasladada al costado oeste del Capitolio, y el presidente Reagan juró de cara al monumento de Wasington.” (Newsweek, 26 de enero de 1981, p.
32, citado por Chick, Los Padrinos, p. 26).  Luego de esta señal, los jesuítas esperaban la firma de un concordato entre el Vaticano y los EE. UU.
Ronald Reagan, un masón y promotor del nuevo orden mundial, fue el presidente durante los años 1980-88.  Reagan mantuvo una alianza secreta
con el papa Juan Pablo II, donde ambos emplearon millones de dólares para derrumbar el comunismo.  Desde entonces, el papa ha visitado los los
EE. UU. en seis ocasiones, algo nunca visto en la historia.
_____________________________
* Organización secreta descrita como cuasi-diócesis, que opera con tendencias militares y espirituales.  Son una facción de los jesuítas fundada en 1928.  En 1982
el papa Juan Pablo II los nombró como su prelado personal, y se reportan directamente al Vaticano. (Semlyen, All Roads Lead to Rome?..., pp. 114,115).
1. Versión de 1981.  Luego de la muerte de Alberto Rivera en 1997 esta versión fue cambiada, y ahora dice: “Los primeros grupos que invadieron fueron los
adventistas del séptimo día y los hombres de negocio del evangelio completo. . .” p. 28.

_____________________________ Nuestro Blog alternativo: "Despiértate, tú que duermes: Últimos tiempos"
_____________________________
Plan de salvación (Texto)
Plan de salvación (Vídeo)
Oración de fe
¡Cuidate!
¡Dios te bendiga, el Señor viene pronto!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Adventistas del séptimo día infiltrados por los jesuítas y el Vaticano? Me sorprende esta declaración porque no veo dos doctrinas más dispares dentro del cristianismo: SALVACIÓN por la FE O SALVACIÓN por las obras, AL SEÑOR TU DIOS HONRARÁS Y A ÉL SÓLO ADORARÁS. Si comparte esta afirmación, ¿me puede dar algún ejemplo o señal de esta infiltración? Gracias y un saludo.

Rubén dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rubén dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rubén dijo...

Hola! En principio gracias por su comentario.
Es necesario en primer lugar saber que ninguna denominación es voluntad inicial de Dios sino algo permitido ya que nadie estará plenamente aprobado si dice que es de Pablo, de Apolos, de Cefas, etc....
En segundo lugar decir que uno de los planes de Satanás por medio del secretismo es infiltrar a dichas denominaciones para generar una implosión en el cristianismo. Esto no quiere decir que todos sus miembros estén en este falso camino sino que han llenado de herejías dichas doctrinas.
En cuarto lugar decir que cada nota en el blog tendrá que ser leída con 1 Tesalonicenses 5: 21-22 como filtro ya que algunas notas no son escritas por nosotros. Hallará más información cliqueando donde dice Fuente en la misma nota.
Por último le dejo estos enlaces:
1- http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=1354103164322774932#editor/target=post;postID=731464786817695987
2- http://www.blogger.com/blogger.g?blogID=1354103164322774932#editor/target=post;postID=7382879704249221649
Todas las denominaciones están infiltradas, lamentablemente....
¡Dios le bendiga!

Anónimo dijo...

Estoy muy de acuerdo con tu comentario, Rubén. (Zulma)